12 abr. 2013

El, cinéfilo

Gustavo era un loco, un friki, un soñador. Había acabado la carrera de audiovisuales y después de arrastrarse de becario en varias productoras audiovisuales, tuvo la suerte de que, con un proyecto que hubiera presentado ese año, el ayuntamiento de su ciudad, le subvencionara un pequeño corto que entraría a concurso en el próximo festival que se celebraba en Madrid.

La única condición para esa subvención era que se rodara en la provincia en cuestión para así dar a conocerla en el ámbito nacional.

Gus estaba encantado, loco de contento y, como no, su novia aún más.

Laura..... Laura era una chica preciosa. Morena, pelo lacio rojizo, un cuerpo precioso y una ambición desmesurada por conseguir el éxito. Su relación con Gustavo estaba pasando por un mal momento. El estaba a punto de tirar la toalla en su intento de ser alguien en el mundo del cine. Ella estaba a punto de tirarle esa misma toalla a la cara puesto que no veía que su carrera en el 7º arte fuera a despegar con el.

Laura había comenzado en el mundo del faranduleo como modelo. Era muy atractiva, joven y alta. Se encontró con que la genética de su abuela materna jugaba en su contra para abrirse en el mundo de las pasarelas. Laura era de unas proporciones amplias, grandes pechos, cintura estrecha y un buen culo. Cuando llegó al límite entre las pasarelas amateurs y las profesionales esa carne tan bien puesta le jugó una mala pasada.
Fue cuando conoció a Gustavo. En uno de los programas de la productora donde el hacía de cámara coincidieron. No tardaron en empezar a salir como amigos, hasta que una noche se acostaron juntos, se contaron sus sueños y decidieron que uno sería una perfecta ayuda para el otro. Pasaron los meses. Ella se ganaba la vida como modelo para anuncios, público en programas y algún que otro corto que su representante la conseguía.


 Por ir poniéndonos en órbita. Su mayor "destape" fue en uno de esos cortos donde tenía que enseñar sus generosos pechos. Era una grabación experimental, donde apenas había diálogos.
Solo tomas en blanco y negro... todo muy "gafapasta".

Volvamos a Gustavo. En esos días de lucha frenética contra el tiempo, se dedicó a buscar a un guionista que plasmara su idea en diálogos, alquilar un equipo de grabación como Dios manda, cámara, micros, localizaciones, etc, etc..... pero también actores.
Contactó con la representante de Laura. Una mujer de unos 50 años, bien cuidada que presumía de representar a gente más que famosa en el mundo de la televisión.
Lógicamente el cache de esas personas era imposible de alcanzar con la miserable subvención que tenía Gustavo, pero la mujer le consiguió a un par de chicos, modelos los dos, con experiencia en cortos y pasarelas.
Laura los conocía solo de vista, pero le dio el visto bueno a su chico.

Tras varias semanas de preparación, Gustavo reunió a todo el equipo y los puso al día.

El corto se basaría en un relato corto que había leído hacia años donde una chica, cansada de su vida llena de lujos y de dinero se va a pasar una temporada en un pequeño pueblo donde dos jóvenes hermanos se la disputan. La trama se complica cuando ella descubre que ambos tienen un pasado muy complicado, ya que habían matado a su propio padre para defender a su madre de los malos tratos que este le propinaba a la buena señora.
 El guión era excelente, y las ideas de mostrar la provincia en todo su esplendor y además denunciar los malos tratos, haría que la historia fuera un éxito rotundo.
Los primeros días de rodaje fueron de lo más normales. Los tres actores se esforzaban y no estaba quedando nada mal. Las localizaciones eran espectaculares y la colaboración del pequeño pueblo era más que buena.
Los problemas comenzaron cuando el dinero se empezaba a acabar, cuando la gente del pueblo comenzaba a no ser tan amable, pero sobre todo, cuando los tres protagonistas comenzaron a querer más participación. El desastre estaba siendo tan súbito y rápido que Gustavo comenzó a sentir que la presión le podía. Su idea era alargar aún más el corto, pero el tiempo y el dinero no daban más de sí.

La última noche, cuando llegó a la cama, Laura le esperaba despierta.

 - Gus, cariño, tenemos que hablar - Le dijo en tono más que cariñoso.
- Mira Laura... no estoy para sermones, el tiempo se acaba y tengo que acabar ya y no sé como hacerlo - Le espetó su chico.

Laura pensó, pensó y pensó. Ya os había dicho que su ambición por la fama era desmesurada... y costara lo que costara tenía que alcanzarla.

- Que me compartan, que ambos me compartan - Dijo ella
- ¿Perdona? - Le respondió el, incrédulo.
- Sí.... ¿cual es una de tus películas favoritas? -
- Tengo muchas -
- "Y tu mamá también". ¿Recuerdas como Maribel Verdú acaba con la pelea sobre quien la conquistará acostándose con los dos hasta el final?

Gus se quedó pensativo. En su cabeza comenzaba a trazarse un nuevo plan.

Toda la noche en vela, toda la noche escribiendo, solo un minuto para decirle al guionista que ya no contaba con el.

A la mañana siguiente Gustavo apareció en la habitación del hotel rural donde se había de grabar el desenlace de la historia, con tres carpetas transparentes. No contenían más de 6 o 7 hojas cada una. Se las entrego al trío protagonista y esperó sus reacciones.

Los dos chicos se miraron muy extrañados y con una leve sonrisa le preguntaron casi al unísono si esto estaba bien, si no habría algún error... o si era una broma.

- ¿Lo podéis hacer o no? - Respondió el director sin un asomo de sonrisa en su cara.

Ambos modelos asintieron, con más nerviosismo que otra cosa.

Laura, miraba el nuevo guión, lo repasaba, buscaba errores, cambiaba las hojas, las pasaba, las manoseaba.

- ¿Laura? - La miró su chico

Laura apartó la vista del guión despacio, casi desafiante y miró a su novio:

- Adelante -

Los siguientes minutos en aquella habitación fueron una locura, el cámara preparando todo, la luz, la iluminación, el sonido. Gustavo dando los últimos toques al guión. Los actores ensayando los diálogos.

Durante las primeras dos horas los diálogos entre los tres jóvenes se sucedieron como el director tenía planeado. Planos amplios, abiertos, con poca luz.
Explicaciones.
Secretos.
Lágrimas.

A Gustavo le estaba sorprendiendo lo bien que estaba saliendo todo ese último día. Los tres chicos actuaban con mucha soltura.

- ¡¡¡ CORTEN!!! - Gritó Gustavo

El trio se levantó, nervioso.

- ¿Estamos preparados para el final? -

Los tres asintieron con las cabezas, tímidos, silenciosos.

Comenzaron a rodar al grito de "ACCIÓN" que dio Gustavo. El plano continuaba donde se había quedado en el anterior corte. Después de las confesiones que se hacían los tres, Laura los tomaba de la mano para, a continuación, darles un beso en los labios a cada uno.

- Quedaros conmigo, protegedme a mi... os necesito - Decía entre lágrimas y susurros

A continuación la joven se incorporaba y delante de ellos, de píe, comenzaba, lentamente a quitarse el vestido. Quedando a escasos centímetros de ambos chicos solo con su sujetador y su tanga blancos ambos chicos la miraban maravillados aunque ligeramente asustados.

Laura tomaba a ambos de las manos, haciendo que se levantaran de la cama. Colocándose entre ambos, uno delante y otro en su retaguardia, comenzó a ronronear, a suspirar. Los dos chicos comenzaron a tocarla....

- !!!Corten¡¡¡ - Se escuchó - Joder, es una tía por la que lleváis locos varios días, está muy buena, no podéis permanecer de piedra cuando os da la oportunidad de tocarla, de besarla, de acariciarla!!!-

Las palabras de Gus, resonaron en toda la habitación. Al cámara, bastante nervioso, se le cayeron los cascos del sonido, que fue lo único que rompió un incómodo silencio.

Volvieron a repetir la toma donde ella los tomaba de la mano y los tres formaban ese trío de pie.

Esta vez los dos chicos sí que "forzaron" más la situación, el que estaba a su espalda la tomó por las caderas y comenzó a besarle el cuello. Mientras que el que estaba cara a cara, la tomaba por los hombros y la besaba en las mejillas.

Laura, muy profesional, no sentía nada más que su papel, no percibía que por primera vez en su vida dos chicos, y muy guapos, estaban tocándola de esa manera.
Mientras tanto ambos chicos, no tan implicados en sus carreras como actores, comenzaban a disfrutar del cuerpo de Laura.

- !!!Corten¡¡¡ - se escuchó a Gus

Los dos muchachos sabían que quizás se habían pasado un poco en sus caricias y besos, suponían que Gustavo les diría que tanta fricción no entraba en el guión.

- Cambiamos de secuencia y de plano. En la cama. De rodillas los tres y Laura os quita las camisetas a ambos. Luego paramos de nuevo -

Dicho y hecho.

- ¡¡¡Acción!!! -

Laura de nuevo entre los dos jóvenes, se gira y tomando la camiseta del primero se la quita suavemente y deja al aire un más que musculado torso. Se gira cuidadosamente, sin perder una mirada de lujuria controlada, que hace que el segundo chico, después de quitarle la camiseta le robe un beso en los labios a la joven.

- ¡¡¡Corten!!! -

El cámara nunca había llegado tan lejos, dos chicos semi desnudos y una chica en tanga y en sujetador con un cuerpo de vértigo en la misma cama. En su entrepierna comenzaban a sentirse incómodas hormigas.

- Ahora es donde vais a demostrar vuestras dotes de interpretación. Os confío la misión de dejaros libres y hacer una buena escena de sexo. La quiero tierna, con cuidado, los tres estáis enamorados. No hay tiempo para órdenes, ni para guiones. Es vuestra oportunidad de demostrar lo que valéis -

Silencio en la habitación. Solo el motor de la cámara se escucha

- ACCIÓN -

Pasan unos segundos incómodos, donde el trío se mira, nervioso. Gustavo se levanta de su silla, silencioso y haciendo aspavientos les anima a que actúen, a que hagan algo.

Es el segundo chico, el que está detrás de Laura, el que comienza.

Con cuidado y casi como pidiendo permiso, toma el enganche del sujetador de Laura y lo abre.







El primer chico descubre y se maravilla con los bonitos y grandes pechos de Laura.

Gustavo se vuelve a sentar, tranquilo. Ve como la escena se va creando sola.

Laura, por su parte sigue inmersa en su papel y sin pensarlo, toma la cara del chico que tiene delante y le besa en la boca. Abre los labios del muchacho con su lengua y juguetea dentro de su boca. Mientras, el chico de su espalda, de largo el más activo de los tres, baja su cabeza y comienza a besar la espalda de Laura.

Por primera vez Laura empieza a sentir lo que está haciendo, mientras su lengua juega con la del otro joven, el de su espalda esta lamiendo su piel desnuda. Los pezones comienzan a endurecérsele.

Gustavo, lo ve todo con su visión de director profesional, no ve que su chica está comenzando a disfrutar de dos chicos, que ya no es actuación, ni ve como los dos chicos cada vez están más desinhibidos. el cámara por su parte, graba como puede. Como le ha ordenado Gus, cámara al hombro, "revolotea" sobre los tres cuerpos.

Ahora es el chico de atrás el que se incorpora. De pié en el suelo, se desabrocha los pantalones y se los baja junto con la ropa interior, dejando al aire su miembro.

- ¡¡¡Corten!!! - Grita Gustavo

La habitación parece que respira algo relajada. Laura suelta los labios de su "amante" y el chico desnudo se cubre ligeramente su miembro.

- Vale, bien, eso es lo que quiero, espontaneidad, naturalidad. Vamos a pasar a filmar una escena muy sexual - Gustavo está eufórico, tiene los ojos muy abiertos, las ideas le surgen a cada segundo. - Cámara, vas a grabarlo todo, pero sin que salga un solo miembro masculino. Todo lo demás sí, que se vea la pasión desatada -

Laura comienza a pensar que a su chico se le ha ido la cabeza, pero ese pensamiento lo amortigua la sensación de que por primera vez está haciendo algo grande, algo que se expondrá en un festival, que la verán críticos, actores, directores... que lo tiene que dar todo.

Así lo hace.

La escena, de una sola toma, comienza con los dos chicos de pie, delante de Laura, la cual, sentada al borde de la cama, baja los pantalones al primer chico, dejándolo desnudo, como está su "hermano".
El cámara no sabe donde ponerse para grabar la escena y que no se vean los dos miembros masculinos. Gustavo, que lo ve dubitativo, se coloca detrás de el y le guía tomándolo por la cintura.

Laura tiene ante sí dos miembros a cual más apetecible y a cual más creciente. En un alarde de la mejor Chloe Sevigny, toma los dos miembros con sus manos y se acerca a ellos. Coloca su boca como si fuera a mamarlos y comienza a realizar una fabulosa simulación de mamada en el aire, con ellos tomados con sus manos. La cámara solo capta, detrás de los dos chicos, el movimiento más que sensual de la cabeza de la joven, mientras ella con la boca abierta simula que cambia de miembros cada 5 o 6 segundos. La escena está quedando muy realista.
El problema comienza cuando, por la fricción de las manos de Laura y por la cara de vicio que la joven pone simulando las mamadas, las dos pollas comienzan a crecer y a engordar lentamente.
La cámara capta los miembros ligeramente, es difícil grabar esa escena sin que se vea nada.

El segundo chico, con un empalme ya más que considerable, se separa, toma a Laura de las manos y la pone de pie en la cama. Le agarra las finas gomas de su tanga y la deja completamente desnuda. El primer joven da la vuelta a la cama y se coloca a su espalda.

La cámara hace planos altos, que no se vean miembros sexuales explícitos y menos los masculinos, ya totalmente duros y gordos.


Ambos actores tumban a Laura en la cama. Uno comienza a besarla desde arriba, agachado y al revés sobre su cara, el otro, mucho más lanzado, le abre las piernas y comienza a besar el interior de las mismas, subiendo cada segundo un par de centímetros más.

El cámara, por orden de Gustavo intenta hacer una toma cenital, desde arriba. En ella se aprecia a la joven desnuda, y con dos cabezas, una arriba y otra abajo, dando buena cuenta de su piel.

El chico que trabaja las piernas de Laura comienza a mover la cabeza ritmicamente, como si le estuviera haciendo un cunilingus más que aceptable. El chico de arriba ha dejado de comer su lengua y se encamina hacia sus grandes pechos.

Esta situación hace que Laura se encuentre con una lengua a escasos centímetros de su coño y a una polla a escasos centímetros de su boca.

Y a Laura, por primera vez en su vida, se le escapan las ganas de ser actriz famosa.

El chico que está entre las piernas, no puede más ese olor, ese sabor, ese calor.... Saca su lengua solo un par de centímetros más y con su punta roza el clítoris de Laura, que responde a ese estímulo con un jadeo supremo.




La joven tiene a 3 centímetros de su mejilla izquierda una polla grande y dura.

El cámara, siente el aliento del director en su cogote. A través del visor trata de "no ver" miembros masculinos, pero estos cada vez están más grandes y largos, la tarea se la está haciendo más que difícil.

Gus solo ve a tres actores implicados en su proyecto, dando el máximo y esforzándose delante de la cámara.
Gus no ve como su novia, levanta la mano izquierda y toma la verga ya durísima del chico que le está comiendo los pezones.

El cámara ya no sabe que hacer para esconder todo lo que está pasando encima de la gran cama y decide que ya es suficiente y que si el director quiere cortar o pixelar durante el montaje, que lo haga el mismo.

Laura está con las piernas abiertas y sintiendo como la lengua del joven busca impaciente su clítoris, ya sin ningún tipo de disimulo. Lo acaricia con la punta, lo lame con toda la lengua, juega con el, lo saborea.
El primer chico, encima aún de sus grandes pechos, los amasa con ambas manos, los estruja con cuidado, los lame con ansia, chupa los pezones, ya muy duros, ya muy brillantes.
Laura no siente más que placer. Con su mano izquierda ocupada con la polla del chico baja su mano derecha hasta la cabeza del que se encuentra entre sus piernas, empujándole más aún hacia sus adentros.

El cámara siente ya una gran erección.

Laura se lleva la mano ocupada por la verga del joven hasta su cara, y sin pensarlo demasiado se la introduce en la boca. El joven actor da un respingo y suelta un leve gemido de placer.
El segundo chico ve la escena y sin poder esperar más se incorpora dejando ver su tremenda erección.
Acto seguido abre un poco más las bonitas piernas de Laura y, apoyándose en el colchón, le inserta despacio su polla en el chorreante coño de nuestra amiga.

Laura grita, con la polla dentro de su boca el grito es más bien algo gutural. El joven comienza a cabalgar a la actriz, no despacio, a buen ritmo, sin parar. Laura solo puede gemir, y chupar; chupar y gemir.

Gus aún ve a tres actores dando el máximo.

El cámara ve un trío en toda regla, con una chica empalada por la boca y el coño, retorciendose de placer.

El chico que tiene su polla en la boca de Laura comienza a follársela por ese orificio. Más despacio que su compañero, pero casi igual de placentero que el.
Laura se siente a merced de dos hombres y eso le gusta, está en trance y solo espera recibir placer, mucho placer.

El chico que está entre sus piernas deja de follársela, saca su polla y contempla como su amigo está disfrutando de esa boca y como Laura le guía con las manos en las nalgas de su "penetrador".
El muchacho, que parece el más lanzado, vuelve a acercarse a la pareja, interrumpiendo su placentera mamada.
El chico se separa de ella y Laura se queda sola en la cama, tumbada boca arriba, a merced de ambos actores.

En la habitación reina un caluroso silencio.

El chico más lanzado se acerca a Laura, la toma de las manos y la incorpora. Ahora es él el que se tumba boca arriba en la cama. Laura sabe que quiere y se lo va a dar. A gatas Laura se coloca encima del chico, toma su polla con la mano y se la inserta. Entra fácil, está muy mojada, excitadísima. Comienza a cabalgarle, primero despacio, luego aumenta el ritmo, hasta que sus pechos bailan al son de sus violentos movimientos pélvicos.
Laura espera impaciente que el otro joven se coloque delante de su cara para poder seguir mamando su polla. Pero la espera es en vano, el joven no aparece.

El colchón se mueve y un sospechoso peso hace aparición detrás de los dos "folladores".
Una lengua furtiva comienza a lamer las nalgas de Laura.
Esa misma lengua busca el centro de esas calientes nalgas.
Dos manos abren esas nalgas aprovechando que el movimiento sexual ha cesado levemente.
La lengua se cuela entre ambos trozos de dura carne y buscan el año.
Cuando llega a el, comienza a moverse rítmicamente.
Laura siente un placer antes desconocido, una polla en su coño y una lengua en su culo.

Lo más parecido fue aquel verano donde se folló a un italiano desconocido. Un vicioso, la puso a cuatro patas y mientras se la follaba por el coño, aprovechando para meterle un dedo en el culo. A Laura no le sentó muy bien al principio, pero a medida que el sucio italiano insistía, acabó teniendo un más que increíble orgasmo.

Recordando este pequeño flash, Laura vuelve al presente, justo cuando extraña la lengua en su culo. Las manos siguen ahí y abren aún más las nalgas.
Algo comienza a abrirse camino entre ellas, algo grande, más duro que la lengua anterior, igual de caliente... menos húmeda.

Duele

Laura sabe que el chico se la intenta meter por el culo.

Duele

Tiene su cuerpo lleno de una gran polla, a muy pocos centímetros de la que está intentando entrar ahora.

Duele

Entra, va entrando. La cara de Laura denota dolor. La boca se tensa, se abre, no emite sonido alguno. Solo un "Ah... ah... ah"

Esa segunda polla le parte el alma,el aliento, el placer, el culo, el cuerpo.

Ya está toda dentro. Lo sabe porque siente.

Gus mira la escena mientras se mordisquea el labio inferior. El cámara podría perfectamente ser un trípode. El empalme que tiene es considerable y ya no trata de esconder planos explícitos.

El cuerpo de Laura es ahora el rellano de un bocadillo de carne. El chico de abajo se mueve lentamente, con ritmo. El chico de arriba, el que le está partiendo el culo, lo hace más despacio aún. Haciendo que la niña comience a gozar, tanto física como mentalmente. Solo de pensar que dos modelos/actores le están haciendo algo que ella solo había fantaseado con su consolador y en las tardes de soledad.... eso hace que su mente tenga un orgasmo por segundo.
Su cuerpo tiene el primero. Su garganta lo deja escapar, un grito gutural intenta salir de entre los dientes de Laura. no puede más y abre la boca dejando salir todo ese placer.

Los gemidos de la chica hacen que los dos hombres comiencen a sospechar que sus corridas llegarán pronto.

El segundo, siempre tan atento el, decide que es hora de dejar el culo de Laura y sale, dejando un agujero considerable en el año de la joven actriz. El primero, el que está debajo, observa el movimiento y detiene sus embestidas.

El que ocupaba el culo de nuestra amiga, la incorpora y ella, sacando con esmero la polla de su coño, se arrodilla en la cama. Casi avergonzada, nerviosa. Ese repentino parón la hace volver un poco a la realidad.
Pero no tiene demasiado tiempo.
Los dos chicos se ponen de pie y sin mediar palabra comienzan a masturbarse delante de Laura, a pocos centímetros de su cuerpo. Las dos pollas brillan, se mueve... incluso suenan.

La leche de los dos hombres no tarda en derramarse sobre Laura. Algunos chorros le salpican la cara, otros caen sobre sus grandes pechos. Ella no sabe que hacer... hasta que unas gotas le caen en una mano... la cual, en un afán goloso, se la lleva a la boca para probar la leche que le ofrecen los chicos.
Le gusta.

Intentando que pase desapercibido, busca con sus dedos la leche de sus pechos, se los lleva a la boca, los saborea.

Ya sin disimulo, se relame los labios, viciosa, caliente.

Los chicos se alejan.

El cámara se entretiene con la cara de Laura, desconocida y llena de calor, mejillas sonrosadas.
Gus se retira sin decir nada.
Los dos chicos se sientan en la cama.
Laura se recuesta.

En el previo del festival de cortos y después de que Gus maquetara la cita... intentando cortar lo más posible las escenas que han quedado más porno.

Por descontado que el corto no pasa los visionados previos y se queda fuera de concurso. Gus está al borde de la psicosis. Cuando en el estudio alquilado para el montaje coincide con el cámara y le cuenta que no ha sido seleccionado, el cámara le ofrece algo alternativo.

Gus y Laura ganan al mejor director novel y mejor actriz revelación respectivamente en un festival de cine erótico bastante importante.

Gus tiene sus ilusiones a punto de cumplirse cuando le ofrecen trabajar para una productora muy reconocida.

Por su parte Laura está cumpliendo su sueño, con más placer y sudor del que tenía pensado, pero es una actriz en toda regla y famosa... muy famosa.

El cámara.... el cámara es un cachondo.

Fin

1 comentario:

  1. Hola

    Me llamo María y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos muy buenos y muy calientes, especialmente el de "Qué estamos haciendo" sobre intercambio de parejas. Haces una labor encomendable con tu blog. Por ello, me gustaría incluir un enlace de tu blog en mi directorio. Así mis usuarios podrán visitarte.

    Por favor, avísame si estás interesado a maria.martinezsantos87@gmail.com

    Besos y Suerte con tu blog! :)
    María

    ResponderEliminar

Firma en frío